Mas info

Pensar el arte sin barreras implica un acto de libertad.
Pensar  la música, las palabras , los colores o las formas vinculadas a la sensibilidad humana
más allá del ego del virtuosismo hueco o del exhibicionismo narcisista es un acto de libertad.

La libertad es esencialmente humana y como tal implica al otro,
lo comprende en su totalidad , en su conflicto y en su angustia de finitud.

Por eso pinto.

Por eso pinto con otros.

Por eso pinto con otros pintores.

Por eso pinto con otros artistas de las letras, de la música o de la danza.

Pintar es un acto de libertad que intenta develar secretos, desnudar sacralidades
o denunciar bestialidad   como caricia como bofetada o como reflexión colectiva.

 



Estas obras no se venden...salvo que alguien quiera comprarlas

 
 
© 2014 | Todos los Derechos Reservados a La Casualidad